Avatar for Martin Turner

by Martin Turner  |  diciembre 2, 2021

La impresión no ha muerto: 7 consejos para aumentar el valor de la impresión en un mundo digital

Print Is Not Dead

No hace mucho tiempo, se podían leer predicciones seguras de que lo digital iba a suplantar a lo impreso de forma permanente. En ningún sitio se veía esto tan claro como en la sustitución de los libros impresos tradicionales por los libros electrónicos. Pero, como la mayoría de las cosas que llegan con fuerza, los libros electrónicos se han asentado. Según Pew Research, sólo el 7% de los adultos estadounidenses lee exclusivamente libros electrónicos. Por el contrario, el 37% lee exclusivamente libros impresos, el 28% lee ambos y, lo que es más triste, el 27% dice que no lee libros en absoluto.

Es más, las ventas de libros de tapa dura aumentaron un 7,8% en 2021, mientras que las de libros electrónicos están disminuyendo. Los audiolibros y los libros impresos les están comiendo mercado, pero (y esto es bueno) el mercado general de libros está creciendo. En general, los libros impresos aumentaron sus ventas un 8,2% en 2020, el mayor incremento anual desde 2010.

Si no diseñas libros, esta información puede parecer irrelevante, pero los libros impresos son un indicador sobre la percepción de los méritos de los medios impresos y electrónicos. Nos encantan los electrónicos porque nos entregan lo que pedimos de forma inmediata estemos donde estemos, pero no nos fiamos.

Según un Encuesta Toluna 2017, El 72% de los consumidores prefiere los libros y revistas impresos a los electrónicos, y un sorprendente 55% sigue prefiriendo los periódicos impresos a las noticias digitales. Según la misma encuesta, los consumidores suelen confiar más en las noticias impresas que en las digitales, y dicen comprender las historias a un nivel más profundo.

Quizá lo más sorprendente sea que el 45% de los consumidores afirman que les gustan los anuncios dirigidos personalmente y los folletos impresos entregados en sus domicilios, y una proporción similar afirma prestarles atención. Otro porcentaje similar afirma que es más probable que actúen después de ver un anuncio en un periódico o revista impresos que si lo ven en Internet.

Lo que resulta especialmente interesante de esta encuesta, realizada antes de COVID, es que alrededor de tres cuartas partes de los encuestados relacionan estas preferencias con el auge de las noticias falsas en Internet y la preocupación por la información electrónica que las empresas tienen sobre ellos. Ambas preocupaciones no han hecho más que crecer.

Si nos remontamos un poco más atrás, a principios de la década de 2000, cuando la mayoría de la gente aún no estaba conectada a Internet, nunca habríamos leído que al 45% de los consumidores les gusta recibir publicidad impresa en sus casas. La regla general del sector era que se podía esperar una respuesta del 1% en cualquier campaña impresa. También se recibían varias quejas, por lo que la opinión generalizada era que a la gente le molestaba el «correo basura».

Hoy, todos consumimos digital. De hecho, para la generación que ha crecido en lo digital, la noción de un mundo predigital es tan inconcebible que se preguntan: «¿Cómo sabía la gente las cosas antes de Internet?». Sin embargo, en lugar de hacer desaparecer la impresión, lo digital la ha hecho más valiosa. Pero eso no significa que cualquier documento sea bienvenido, así que merece la pena hacer balance de cómo aumentamos el valor de la impresión para nuestros clientes y nuestro trabajo.

1. Piensa en físico.

La impresión da sensación de solidez, y podemos reforzarla aún más eligiendo el material y el plegado adecuados. Los clientes, por supuesto, quieren que su folleto, informe o documentación salga lo más barato posible. Todos conocemos a los clientes que encargan cantidades innecesariamente altas porque el precio «baja» a medida que aumentan las cantidades. Pero dedicar tiempo a mostrar a un cliente diferentes tipos de papel, especialmente papel de azúcar con una textura distintiva, puede suponer una gran diferencia. Aumentar el peso percibido utilizando diferentes pliegues y formatos también mejora la experiencia del lector final. Ya sea un libro, un folleto, un flyer o una tarjeta de visita, la impresión crea artefactos físicos que pueden ser encantadores. Si consigues que tu trabajo impreso sea un objeto de deseo, el lector final estará un paso más cerca de enamorarse de tu cliente.

2. Conozca los costes.

Tenemos en la cabeza una idea de lo que cuestan las cosas, pero los costes en el sector de la impresión cambian constantemente. Esta semana, he firmado un contrato para nuestra próxima copiadora de oficina. Lo que vamos a adquirir es básicamente una miniprensa digital. El coste de la impresión en color es una décima parte de lo que costaba la fotocopiadora anterior de la misma empresa. No sólo la impresión digital, sino también el offset han experimentado una revolución de precios. El punto en el que el offset se vuelve más barato es ahora mucho menor de lo que era antes, a pesar de que el precio del digital está bajando.

3. Revisa las fuentes.

Una vez maqueté un libro para impresión bajo demanda en Goudy Book porque empezó en los años 20, así que parecía un buen tipo de letra. Pero cuando recibimos la prueba, era casi ilegible. Goudy Book se diseñó para una época en la que la ganancia de punto era inevitable en todas las impresiones offset. La fundición había producido correctamente un tipo de letra que tenía en cuenta las necesidades del proceso. Sin la dispersión de la tinta, el resultado en la impresión bajo demanda era demasiado ligero. Al final produjimos una nueva versión de Goudy para el libro con un poco más de peso para solucionar este problema. Ahora es posible obtener versiones digitales de los tipos de letra, pero es esencial tener en cuenta las opciones probadas. El offset -incluso el papel prensa- es mucho menos susceptible a la ganancia de punto de lo que era antes, por lo que incluso cuando se imprime tradicionalmente, una fuente que era correcta hace 20 años puede ser incorrecta ahora.

4. Observe cómo responde la gente.

Alguna vez has repartido folletos en una esquina? Puede que pienses que la tarea es indigna de ti, pero el simple hecho de pasar media hora repartiendo folletos, o metiéndolos por los buzones, puede decirte muchísimo sobre lo prácticos que son y cómo responde la gente cuando los recibe.

5. Pon la información en letra de imprenta.

Esto puede parecer obvio, pero cada vez se ve más material impreso que esencialmente dice: «utilice este código QR para obtener la información» o «vaya a nuestro sitio web». Un sitio web, por supuesto, puede actualizarse siempre que sea necesario (aunque muchos no lo hacen), pero si tienes que enviar al lector a otro sitio, corres el riesgo de perder su interés. Muchas personas desconfían de utilizar sus teléfonos para escanear códigos QR e, incluso en el mundo tan conectado de hoy en día, surgen situaciones en las que puede no haber WIFI ni acceso a datos. Recuerde el viejo adagio publicitario de AIDA: atención, información, decisión y acción. Demasiada impresión es todo atención y acción pero falta la información que el público necesita para tomar la decisión.

6. Comprueba los impuestos y los gastos de envío.

Acabo de encargar una impresión que, en el país donde trabajo, está sujeta a un impuesto del 6%, no del 21%. Sin embargo, mi empresa de impresión online no tiene una casilla para especificarlo. Siempre hacen falta varios correos electrónicos para que me envíen la factura que necesito. En pequeñas cantidades, el 6% o el 21% probablemente no merezcan mi tiempo, pero, a medida que aumentan las cantidades, se vuelven significativos. Los gastos de envío también suben. Cuando asesore a sus clientes sobre impresión, recuerde que es una mercancía pesada que se puede enviar.

7. Obtenga tres presupuestos.

Hoy en día, gran parte de los pedidos de impresión se realizan en línea, por lo que ya no es necesario acudir a una imprenta para obtener un presupuesto. Pero pedir un presupuesto a menudo le conseguirá un mejor trato, y también le permitirá negociar los puntos conflictivos. Hace un par de años, quería encargar cinco carteles distintos para la entrada del edificio donde trabajo. Cuando intenté hacer el pedido a una empresa online, descubrí que contaban cinco rótulos diferentes como un rótulo producido cinco veces, y me cobraban el precio único en lugar de la tarifa con descuento. El presupuesto era más del doble, así que les llamé, pero me dijeron que no podían hacer nada. Una llamada a otra empresa de Polonia me permitió comprar los carteles con el descuento adecuado. Los precios de la impresión siguen variando mucho; una parte de la antigua gestión de la impresión sigue consistiendo en pedir presupuestos a diferentes imprentas y encontrar la mejor oferta para el trabajo.

Copied to clipboard

Recent Blogs

Utilice el reconocimiento de IA en las bibliotecas de imágenes locales para buscar imágenes fácilmente

  • |

Creatividad sin límites: La evolución de Jim Yarwood de compositor de impresión a diseñador autónomo

  • |

Cumplimiento de la normativa sobre contenidos: cómo afrontar el reto empresarial

  • |